¿QUE ES LO QUE EXCITA A UNA MUJER?


que-es-lo-que-as-excita-a-una-mujer
¿QUE ES LO QUE  EXCITA A UNA MUJER?



 ¿QUE ES LO QUE  EXCITA A UNA MUJER?


¿Dónde acariciar a una mujer para excitarla?

Las caricias son fundamentales en una pareja, son una muestra de afecto y de cariño hacia la otra persona, quien con un simple contacto físico puede sentirse mucho más valorada. Hay caricias y pequeños gestos de amor que sirven para confortar, aliviar, mostrar complicidad o enternecer a la pareja, pero las caricias sensuales también tienen un papel importante en la intimidad. Son ideales para seducir, avivar la pasión de los encuentros, excitar al otro y aumentar el deseo sexual de ambos. 

 

 5 zonas en donde las caricias enloquecen a una mujer 

 

1. Las caricias no pueden faltar en los juegos previos de cualquier encuentro sexual. Y una forma estupenda de empezar es acariciando el rostro y el cabello de tu mujer. Masajea suavemente su cuero cabelludo, acaricia la zona alrededor de sus ojos y desciende recorriendo su nariz con la punta de los dedos, acompaña todas las caricias con tiernos besos por el rostro, las mejillas y el mentón, lograrás excitarla de forma sutil y le llevará a querer mucho más. 

 

2. Luego, sin duda, debes llegar a los labios, uno de los puntos erógenos femeninos más destacados. Los besos ya sean suaves, apasionados, húmedos, etc. acompañados de caricias tiernas o intensas, resultan muy tentadores y provocadores. Alterna besos y mordiscos suaves con caricias y verás como aumenta su libido. 

 

3. Como sabemos, el cuello es una de las partes del cuerpo más sensibles de la mujer y unas sensuales caricias en esta zona puede ser muy excitante, acaricia la parte posterior de su cuello y empieza a cautivarla con besos por los hombros hasta llegar a su cuello, y no olvides los besos y suaves mordiscos en su oreja. La sorprenderás con sensaciones muy placenteras. 

 

4. Los senos concentran infinidad de terminaciones nerviosas y las caricias en esta zona erógena son grandes aliadas para excitar a una mujer mediante el tacto. Recuerda la extrema sensibilidad de esta parte del cuerpo y emplea movimientos circulares suaves, ve aumentando la intensidad de las caricias poco a poco y acompañalas con suaves besos alrededor de su contorno y en el área del pezón. 

 

5. Una zona poco conocida a la hora de excitar a una mujer a través de las caricias es la zona lumbar. Los masajes en esta área concreta de la espalda incrementan el flujo sanguíneo de la pelvis, son ideales para ofrecerle una buena dosis de relajación y placer justo antes de pasar a estimular su zona más íntima. 

Tras la zona lumbar, puedes pasar tus manos por su cadera hasta llegar a sus muslos. La parte interna de los muslos se encuentra muy cerca a sus genitales, por lo que las caricias y la presión de tus manos acelerará su excitación, sus ansias y el deseo de querer avanzar.