¡MUJERES HAY QUE APRENDER A PEDIR LO QUE NOS GUSTA!

aprende-a-decirle-a-tu-pareja-que-te-gusta-en-el sexo


¿No est√°s conforme con tu vida sexual? 



Si uno quiere disfrutar del sexo, debe tener una buena comunicaci√≥n, ser due√Īo de sus palabras. Pero antes hay que derribar mitos y miedos, as√≠ como condicionamientos que nos impusieron desde muy temprano. Lo que hablamos con frecuencia pasa a tener una connotaci√≥n normal en nuestras vidas. Lo que no hablamos se torna tab√ļ. As√≠ que los dos temas tab√ļes de la humanidad son sexo y muerte, por lo general nadie quiere hablar sobre ninguno de los dos. 

 

Es importante traer a colaci√≥n el tema del sexo para volverlo normal. Y no solo con la pareja, sino con uno mismo. Conocerse consiste precisamente en saber que me gusta y que no, c√≥mo me gusta y d√≥nde me gusta.  Es que una vida sexual sana aporta tranquilidad. El sexo es el 20% de la vida, que se ve reflejado en el 80% restante. Si tengo una buena vida sexual, me siento m√°s tranquila, con mejor autoestima y me relaciono mejor con los dem√°s. 

 

El problema de las mujeres con el sexo es, en primer lugar, esa necesidad de complacer al hombre. Muchas echan mano de su orgasmo y de su placer en funci√≥n del otro, y por eso lo fingen, para mantener a su pareja contento, con su ego alimentado. En pleno siglo XXI las mujeres suelen decir “tengo que hacer eso, porque si no lo encuentra en la casa lo va a buscar en la calle”. Uno no puede pasar la vida siendo prisionero del sexo. Uno tiene que disfrutar de su sexualidad. 

 

Lo m√°s sano y lo m√°s importante es buscar el propio placer antes que el de la pareja, y no es que sea ego√≠smo es que hay que aprender a definir prioridades y la prioridad es vivir y disfrutar de la sexualidad como es, nos pertenece. No puedo pensar en compartir placer, si no soy capaz de hacerme cargo de mi placer, de mi propio cuerpo. 

 

Muchas mujeres acceden a complacer a sus hombres as√≠ no les guste, pero son incapaces de pedir que las satisfagan para no perder a su pareja. Basta ya de sentir miedo a ser criticada o malinterpretada. Es hora de madurar y dejar de lado la idea del abandono. Rel√°jense, disfruten, no se deje contaminar por los pensamientos ajenos. Sigan su instinto. Sigan sus deseos. ¡Y pidan lo que quieren!

 

Cómo aprender a pedir lo que quieres en el sexo


La situaci√≥n tal vez va ser un poco inc√≥moda al principio, pero no hacerlo significa que podr√≠as pasarte toda la vida sin tener lo que te gusta en el sexo, as√≠ que simplemente debes lanzarte y hacerlo, y con el tiempo se va a volver mucho m√°s f√°cil.

Hay momentos para todo, incluso para tener una conversaci√≥n sobre el sexo y expresar lo que se quiere y c√≥mo, as√≠ que hay que leer las se√Īales y aprovechar el momento correcto. Se vale pedir un cambio de posici√≥n en el momento que se est√°n haciendo las cosas, pero tal vez no es buena idea pedir algo completamente nuevo o aventurero de forma inesperada, ya que la otra persona se puede sentir presionada y eso nunca tiene buenos resultados.

Si ya pediste lo que quieres y te lo est√°n dando, entonces es tu turno de hacer lo mismo por la otra persona. El sexo suele ser un compromiso, a veces vas a obtener lo que te gusta y a veces te va a tocar ser el que da.


Tres ideas para vivir el sexo pleno

 

1. Aprendan a convivir con ustedes mismas, ac√©pense tal como son, √°mense sin restricciones. Una mujer que se siente bien consigo misma no tiene miedo al abandono. 

 

2. El sexo es algo que todos hacemos o queremos hacer, pero adem√°s de eso disfrutarlo en todo su esplendor, por tanto, hay que hablar de el sin miedo, sin verg√ľenza y sin cr√≠ticas. 

 

3. Si no se atreven a hablar de sus deseos directamente, ser√°n esclavas de sus insatisfacciones, por lo tanto, aprendan a pedir, es m√°s a exigir lo que les gusta recuerden que una mujer complacida es una mujer complaciente.